Lagata, 23 de junio de 2021
Inicio / Centro de Interpretación / Faenas / La mujer / La colada y el jabón

La colada y el jabón

Escuche la locucion

Los recursos disponibles eran limitados y se hacía imprescindible su máximo aprovechamiento. El caso de la higiene y el lavado de la ropa es paradigmático, así a partir de grasas y aceites usados se elaboraba el jabón de lavar o jabón de tajo y a partir de la ceniza, la lejía. El jabón se elaboraba a partir de sebo de cordero y cerdo, grasas animales y aceites usados, que se hacían cocer mezclados con agua y sosa unas cuatro horas, a esta pasta se añadía un poco de resina para que hiciera espuma y excepcionalmente un poco de esencia. Tras una larga cocida manteniendo un fuego y un removido constante, con una espumadera se separaba la pasta de jabón del agua que quedaba en el fondo de la caldera. A continuación se vertía en unos cajones de madera y tras reposar uno o dos días para su secado, se cortaba con la ayuda de un alambre en “tajos” o pastillas. Se dice que el buen jabón debía quedar blanco y si flotaba en el agua era señal de su calidad.

Sin embargo y como consecuencia de unos hábitos de higiene básicos y una economía que no daba para muchos gastos, las prendas de vestir y la ropa de casa se lavaban en pocas ocasiones, solo cuando realmente estaban sucias.

El lavadero era sin duda un lugar relevante en la sociabilidad femenina, pues en él se reunía la mayor parte de las mujeres, si bien es cierto que desde la segunda mitad del siglo XX en ninguna casa faltaba una pila, losa o una tabla de madera para lavar las cosas diarias. En Lagata también el río era un lugar donde se iba a lavar.

La colada se convertía en una dura tarea a la que las mujeres dedicaban uno o dos días enteros, aunque se realizase en contadas ocasiones. Toda la ropa blanca de la casa (tejidos de lino, cáñamo y algodón) se blanqueaba en los cuezos con ceniza. Primero debía enjabonarse toda la ropa, a continuación se colaban meticulosamente en el cuezo (recipiente de barro cocido con una ancha boca y un orificio en la parte inferior por el que salía el agua sobrante), que colocado en alto era cubierto por una sábana de lienzo grueso sobre el que se colocaban las cenizas más finas; a continuación se vertía agua hirviendo que iba empapando toda la ropa y salía por el orificio mencionado. Al cabo de unas horas se sacaba la ropa completamente blanca y desinfectada, se aclaraba en agua clara y se extendían para secar al sol.

El líquido que caía del cuezo era usado para la limpieza y desinfección de la propia casa, como paredes, maderos y muebles.

 

LOS VECINOS

Los vecinos de Lagata. El ambiente en fiestas protagonizado por los peñistas. La historia contada por los mayores y mucho más

Destacamos

HISTORIA

Por LAGATA pasaron. Desde los romanos hasta nuestros días

Destacamos

LAGATA en imágenes

Lagata en imágenes. Paisajes, monumentos, sus fiestas, sus gentes. Flokclore y mucho más...

Destacamos

LAS FIESTAS

Los vecinos de Lagata. Las peñas ponen color a las fiestas del Carmen en Lagata. Actividades para todas las edades

Destacamos

En el recuerdo.

Recordando a personas que vivieron en Lagata a lo largo del tiempo.